lo efimero del amor

Parece que las historias de amor, solo cuando son imposibles, son bellas y merecen ser contadas. Sin duda, debe ser esto lo que nos une irremediablemente. Seguro que el almizcle habra ayudado y el heliotropo tendra bastante que ver, pero debe ser ese sentimiento de que cada vaporizacion nos separa, de que cada mañana, lo nuestro muere lentamente, lo que realmente ha convertido nuestra relacion en algo casi poetico.

Y casi poetico fue como empezo… vagando solitaria, en un dia gris y lluvioso, por unas calles de Dublin que invitaban a enamorarse a la primera oportunidad. Y asi mismo fue. Amor al primer flis. porque el amor puede ser ciego, pero desde luego tiene un desarrolladisimo sentido del olfato. Y hube de huir con el.

Al principio, la historia fue facil y sencillamente, nos dejabamos llevar. Fue mas tarde cuando, horrorizada, descubri que nunca jamas podria volver a conseguirlo y que lo nuestro, empezaba y acababa en aquel frasco. Daban igual los otros treinta frascos que poblaban mis estanterias. De pronto, solo tenia nariz para el y suspiros para el, pues si bien no podia evitarlo casi todas las mañanas, maldecia el momento en el que en alguna estupida reunion desprovista de criterios solidos, Avoca habia decidido dejar de comercializar a mi amor.

Asi que si alguna vez lo veis, sed amables con el! escribidme y decidme que Missy Missy ha vuelto, no me dejeis tan triste…

20120110-000002.jpg

queridos reyes majos…

parece ser que este año he sido bastante mejor de lo que yo pensaba y os habeis pasado unos cuantos pueblos… o eso o me quereis enviar una señal para que este año sea buena, pero buena de verdad y confiais tanto en mi que habeis querido darme el premio por adelantado :)

y por si fuera poco, para rematar, se os cae del camello un ipad 2 para que venga y lo cuente comodamente instalada en mi sofa…

no se si habra sido un error, en mi carta desde luego no estaba… pero ya me he encariñado con el ^^

eso si, no estaria de mas que el app de wordpress para el ipad tuviera un modo un poco mas sencillo para enlazar imagenes en los posts, pero en fin…

cuimhním

Recuerdo el verde, el azul y el gris. Recuerdo el olor, el sonido del DART y el murmullo de la gente.

Recuerdo como iba a clase, como volvía a casa, los nombres de las estaciones y cómo se dicen algunas cosas en irlandés. Recuerdo a qué hora era el último bus para volver a casa y los madrugones para las excursiones de los fines de semana.

Recuerdo que no podía entrar en los pubs pq era demasiado joven.

Por supuesto, recuerdo las puertas de colores, la estatua de Molly Malone, Grafton St y St. Stephens Green. El puesto de crêpes en el puerto de Dun Laoghaire y el paseo marítimo de Bray. Recuerdo el día que dijimos “vamos hasta la última estación” y nos dimos un paseo por Howth. No sabíamos si iba a merecer la pena, pero todavía tengo las fotos.

Recuerdo que siempre que voy, me quiero quedar a vivir.

En 3 días veremos si sigue siendo como lo recuerdo :)

yo y la zona de confort

Es fácil encontrar en textos de coaching referencias a la zona de confort y las bondades de forzarse a uno mismo fuera de ella. Tengo que admitir que yo tengo una zona de confort especialmente confortable y por lo tanto, me cuesta salir de ella. Se está bien dentro, que queréis que os diga… “zona de confort” suena francamente bien, para qué salir fuera si dentro se está calentito.

El primer lugar en el que salió a colación lo de salir de mi zona de confort fue en el trabajo. Es lógico, cualquier jefe quiere (o debería de querer y preocuparse por) que su equipo tenga afán de superación, consiga un poco más un poco antes y salga de su zona de confort.

Cuando hablamos de desarrollo de capacidades, a mi no me gusta diferenciar mucho el ámbito personal del profesional. Me gusta que ambas facetas se desarrollen a la vez y se ayuden la una a la otra y muchas veces traslado lo aprendido en mi vida al trabajo y viceversa. Tengo que decir que aunque lo que estoy diciendo suena bastante obvio y lógico, veo a bastantes Dr. Jeckyll y Mr. Hyde que tienen personalidades, capacidades, madurez y puntos fuertes francamente diferentes en su vida profesional y personal…

Pues bien, tras mentalizarme para vencer la pereza de salir de la zona de confort en el trabajo y ya que estábamos… por qué no salir un poco de paseo fuera del confort también fuera del trabajo?

El baile, claramente, se encuentra fuera de mi zona de confort. Fuera y bastante lejos, además. Por si esto fuera poco, mi forma física está en horas bastante bajas, lo que complica todavía más eso de mover el culo. Así que, por qué no? salgamos de la zona de confort y vayamos a bailar un rato!

dancing queen

Pues que sean 3 ratos a la semana… 2 ratos de baile moderno y 1 rato de danza del vientre, que se encuentra un poco más cerca del confort (pero todavía fuera), ya que tímidamente ya estuve yendo a clases el año pasado.

La primera clase fue un poco frustrante, pero al menos me valió para hacerme a la idea de cuánto de lejos está de mi confort (muy lejos…) y para comprobar que, como me imaginaba, al menos me he planteado un desafío personal divertido :)

de vuelta (de Budapest)

Porque me había ido de viaje a Budapest, por si quedaba alguien en el mundo que no se hubiera enterado….

Ha sido una semana increíble, en una ciudad increíble llena de rincones monumentales, rincones especiales e historias que se cuentan solas al pasear por sus calles.

He subido ya las fotos a flickr :) si os apetece podéis pasaros y decirme qué os parecen. Si consigo fabricar tiempo, vendré a contar más cositas mañana… o pasado… o… en algún momento.

Destino super recomendable! Si no sabéis a donde ir de viaje en las próximas vacaciones, sin dudarlo: a Budapest!

mini yo

Hace 15 añazos yo era un poco más pequeña que ahora, pero por lo visto ya me gustaba ponerme al volante y poner carotas a la cámara. La gorra ochentosa es de Niagara Falls y todavía la tengo :)

un coche y yo, hace 15 años

recolectando

Sábado, paseo y tiendas. Ahora que llevo el pelo corto, es el momento de las horquillitas, las pincitas y las diademas. Voy acumulando cantidades industriales de cucadas que al final no uso tanto, porque siempre salgo de casa con el pelo mojado y no me gusta ponerme nada mientras está húmedo… pero el caso es que sigo comprando xD y he aquí mi última adquisición:

horquillitas

Estoy estrenando ahora mismo la blanca ^^

Me las he comprado en una tienda por la que había pasado miles de cientos de veces. Si habéis pasado por delante, en la calle Preciados o en la calle Gerona (cerquita de la Plaza Mayor) y os habéis acercado a husmear, probablemente una chica sonriente os habrá ofrecido una florecilla de papel perfumada. La tienda es minúscula, llena a rebentar de cestitas llenas cositas pequeñas de colores varios y más cositas colgadas por las paredes. Casi siempre también llena a rebentar de gente.

Hoy había algo menos de gente (el partido tiene estas cosas…) y yo tenía algo más de paciencia y me animé a pasar hasta el interior, florecilla olorosa en mano, a husmear en profundidad. Fue un poco difícil salir sólo con estas 4 horquillitas y dejar allí todos los pendientes, collares, pulseras, llaveros, sandalias, carteras y broches que tenían. Todos con un estilo muy étnico y bastante personal, lleno de florecitas de cuero, que personalmente son lo que más me ha gustado de la tienda, en todas sus manifestaciones: horquillas, anillos, llaveros, broches de todos los tamaños, diademas, coleteros…

Además las chicas son un encanto, me han dado las horquillas en una bolsa de tela adorable, una flor de papel olorosa y me han ofrecido un heladito al pagar… qué más se puede pedir?

Creo que lo siguiente va a ser un collar largo…